Si bien es cierto que el talento humano es el factor de mayor importancia para las organizaciones, es necesario tomar en cuenta las consecuencias que puede generar la mala elección de un candidato para un puesto vacante.

Por lo general, cuando se hace referencia al tema de selección de candidatos, sólo se habla de hacer una breve comparación del currículum vitae que cada candidato oferta a la empresa, con el perfil que se requiere para ocupar el puesto.

Éste es un proceso acertado que se debe cumplir en todas las organizaciones, con ello se selecciona al candidato cuyas características y aptitudes se consideran las más adecuadas para la vacante.

A pesar de que el proceso de reclutamiento y selección habitual te otorga un candidato prometedor, el resultado final puede llegar a ser atroz, afectando desde tu clima organizacional hasta los procesos medulares de la empresa, ralentizando así el logro de sus objetivos. Esto se produce como consecuencias de dar un amplio enfoque únicamente a las aptitudes del candidato.

Usualmente el candidato idóneo se presenta con estándares que encajan con las necesidades de la vacante o en algunas ocasiones requieren de capacitación para llegar a ser un candidato capaz de realizar su labor de forma eficaz.

Un candidato competente se caracteriza por ser esa persona capaz de realizar las labores que se le exigen dentro de la organización según estándares establecidos, esto por medio de esfuerzo diario.

Por otro lado un candidato súper competente es aquella persona cuyas cualidades son más desarrolladas de lo habitual y requieren poco esfuerzo para realizar las labores de la organización, a simple vista esto puede parecer ventajoso para la empresa, sin embargo hoy te traemos 6 razones por las cuales un candidato súper competente puede afectar tu empresa de forma negativa.

  • Suelen ser egocéntricos: Son personas que se consideran superiores a los demás, afectan directamente el clima organizacional con sus altos niveles de arrogancia, asegurando que su desempeño es mucho mayor que el del resto del personal de trabajo.

 

  • Consideran de muy bajo nivel los objetivos organizaciones: No se identifican con la planificación estratégica de la empresa, ya que, consideran que ésta en sí está por debajo de las capacidades que como trabajador puede ofrecer, por lo tanto no muestran interés en el alcance de los objetivos empresariales ni de el desarrollo de la organización.

 

  • No les gusta trabajar en grupos ó equipos: Debido a su alto nivel de arrogancia consideran que el trabajo en equipo es innecesario para desempeñar una determinada labor, afectando a otros grupos y/o equipos que se hallen dentro de la empresa. Para saber más sobre equipos y grupos haz click aquí

 

  • Consideran que su trabajo deber ser remunerado de una forma mayor que la de sus compañeros: Pese a que las remuneraciones llevan un estándar específico de lo que debe ganar cada trabajador, estos consideran que a pesar de tener un mismo nivel de grado de instrucción y ocupar el mismo rango en el organigrama, el pago por sus labores debe ser mayor al de sus compañeros.

 

  • Menosprecian el trabajo de los demás: Por si fuera poco su nivel de arrogancia, no consideran el trabajo de sus colegas como un trabajo realizado en un período de tiempo y de una manera común, sino que por el contrario, gracias a sus capacidades para desenvolverse de manera más rápida y eficiente aseguran que sus compañeros son personas incompetentes.

 

  • Quieren controlar todas las situaciones: Éstas suelen ser personas desconfiadas, por lo cual, siempre quieren llevar el control de todas las labores con el fin de sentir que todo se está realizando de manera correcta gracia a su persona.

Si en tu proceso de reclutamiento y selección te encuentras con personas cuyas aptitudes pueden ser ventajosas, es necesario indagar más allá, con el fin de conocer las actitudes que caracterizan a tu candidato prometedor.

Si te topas con personas cuyas personalidades establecen relación con los 6 puntos ya mencionados, es necesario que las mantengas al margen de tus posibilidades de selección, esto evitará influencias dañinas que con el tiempo se traducirá a estrés laboral, clima organizacional negativo y pérdidas monetarias para la empresa.

Recuerda, la motivación de tus trabajadores y tu clima organizacional, son importantes para la producción y sustentabilidad de tu empresa.

”Es más fácil convertir trabajadores incompetentes en competentes, que convertirlos de competentes a incompetentes”.

Si te ha gustado este post, por favor compártelo en tus redes sociales para ayudar a más personas.

Para más información, recuerda suscribirte a nuestra página web, así podrás recibir información directamente a tu correo.

Escríbenos a nuestro correo personal: industriología@gmail.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

 

Escrito por: Antonio Flores.