Los clientes son los que finalmente determinan si una empresa es exitosa o se va por el desagüe, las empresas cuidan minuciosamente sus políticas de atención al cliente, constantemente realizan encuestas para medir cuáles son los intereses y necesidades de las personas para resolverlas y desarrollar nuevos productos o servicios que atraigan a más personas.

Ahora, en la época online  de la información, como empresarios debemos tomar muy en cuenta que la opinión que den las personas sobre nosotros en el internet rápidamente van a beneficiar o destruir nuestro negocio, nuestros productos y la reputación.

Los clientes ya no son masas de gente poco inteligente que se deja llevar por un post publicitario o compran todo lo que ven  en la televisión, hoy no son estúpidos, son exigentes y pagarán más por el servicio y las relaciones que puedas desarrollar con ellos.

Como hemos dicho, los clientes cada vez exigen más y más, de hecho, como sostiene Larry Lorchman, los Sindicatos de Clientes ya existen y los empresarios no podemos confrontarlos y controlarlos.

Para evitar problemas con tus clientes (ellos tienen el poder) te recomendamos NO HACER estas 5 cosas. Si las haces, los espantarás…

  1. Exceso de Burocracia: Las personas acuden a ti porque necesitan resolver un problema y prefieren que sea rápido. Si bien no todo se pude hacer a la velocidad de la luz, no coloques demasiadas trabas o procesos incómodos a tus clientes, de seguro se fastidiarán y saldrán corriendo de tu negocio. Ellos no quieren perder tiempo, quieren ser atendidos y sentir que realmente se preocupan por ayudarlos.

Demasiada burocracia complicará a las personas y las espantará. Los clientes acuden a ti para que les simplifiques la vida, ellos quieren que ofrezcas una solución a sus problemas al instante.

  1. Hablar mal de la competencia: Aunque no parezca, esto te deja en una posición desfavorable con respecto a los clientes, ellos no están allí para escuchar chismes o malos comentarios sobre los competidores, ellos quieren resolver un problema ya sea disfrutando servicios o adquiriendo productos.

No se ve profesional que hables destructivamente de la competencia, no te da una impresión limpia como persona y creas desconfianza en el cliente. En vez de hablar mal de la competencia, hazle saber al cliente por qué eres la mejor opción en el mercado, pero hazlo desde la calidad que ofreces, no desde los errores que pueden cometer tus competidores.

  1. Discutir con el cliente: Este es un error de proporciones colosales, a veces es preferible referir al cliente a otro lugar en vez de discutir con ellos.

Esta escena es sumamente desagradable para las personas porque se sienten mal atendidas, pueden llegar a sentirse ofendidas y de seguro no volverán a ti, hay muchísimas opciones en el mercado y recuerda ‘’no somos dueños de los clientes’’.

A veces el cliente y el vendedor tienen puntos de vista  tan opuestos que prácticamente imposible que lleguen a un acuerdo, pero lo mejor es actuar de manera profesional refiriéndolo a otro establecimiento, dejas de vender un producto en ese momento, pero te aseguro esa persona volverá a tu negocio porque se fue con la idea de que lo ayudaste a resolver un problema.

Nunca olvides el dicho de: ‘’el cliente siempre tiene la razón’’. Usa esa frase a tu conveniencia.

  1. Muestra desinterés: Como mencionamos en los puntos anteriores, el cliente acude a ti porque necesita resolver un problema, no le importa pagar, pero necesita una solución, entonces lo menos que puede hacer el vendedor o prestador de servicios es mostrarse interesado en atender al cliente y ayudarlo a resolver su problema.

Es desagradable cuando se tiene un problema y el encargado no muestra interés por ayudar a resolverlo, realmente si el cliente no tuviera la necesidad, no acudiría a alguien para buscar soluciones. Entonces, ten la intención de ayudar a tus clientes. Ten muy en cuenta que sin ellos tu empresa no sobrevive.

  1. No escuchar: Los vendedores no solamente tenemos que convencer a las personas de que pueden resolver sus problemas con nuestros productos, también deben escuchar qué problemas y necesidades tiene los clientes.

Cuando un vendedor habla demasiado, el cliente se siente ahogado y como en el punto anterior, percibe que la atención que recibe es la adecuada, además algunos llegan a sentirse irrespetados porque el vendedor no le da tiempo ni siquiera para escuchar qué necesita.

Escucha a tus clientes y determina cómo puedes ayudarlo, no todos tienen las mismas necesidades, valores y percepciones, como siempre decimos en Industriologia, cada mente es un mundo totalmente variable.

Si quieres cuidar a tus clientes, no hagas nada de lo que leíste en este post. Si quieres saber cómo crear clientes incondicionales haz click aquí.

Para ayudar a más personas, comparte nuestra página en tus redes sociales más de uno te lo puede agradecer luego.

Escrito por: Jorge Estaba

                                                                  

Referencias: