Actualmente se habla mucho de las personas tóxicas en el trabajo, pero ¿Cómo las identificamos? ¿Cuándo una persona es tóxica? Ya lo sabrás…

Es importante tener en cuenta que todas las personas son diferentes, perciben diferente y como dicen ”cada cabeza es un mundo”, un mundo de experiencias, sentimientos, emociones y personalidades que suelen chocar y generar conflictos.

Las personas tóxicas pueden identificarse fácilmente mediante algunos rasgos,  podemos decir que las personas tóxicas se definen según sus características. En este artículo podrás conocer cuáles son algunas de esas características.

No es sano generalizar en esto, pero sí puedes tomar en cuenta algunos rasgos de las personas tóxicas:

Se quejan por todo: Una de los principales rasgos que hacen a una persona tóxica es que suelen quejarse por absolutamente todo, siempre están inconformes con cualquier actividad o resultado y dispuestos a atacar una iniciativa ajena sea como sea. Siempre habrá algo sobre lo cual quejarse.

Son ácidos: Acidos o como los denomina Adrián Ríos ”caramelos de ajo” porque se comunican de forma violenta y ”despreciable” para la mayoría.

Generalmente, se presentan casos en que esa persona  sí necesita sentirse aceptada por los demás, quiere sentirse parte de un grupo, pero actúan de una forma que espanta hasta al individuo más amoroso y paciente porque pueden llegar a lastimar y menospreciar a sus compañeros.

Son perfectos y los demás están por debajo: Esto es típico, la mayoría de las personas tóxicas creen que son perfectos, ellos siempre serán mejores que los demás, siempre habrá algo que destruir o criticar.

Utilizan mucho la descalificación y la crítica destructiva porque los hace sentir superiores a los demás, sin embargo en repetidas ocasiones, se puede observar que suelen criticar lo que ellos no se atreverían a hacer.

Envidiosos: Otro de los rasgos más comunes de las personas tóxicas es que sudan envidia, esto no quiere decir que ”desean lo que tú tienes” sino que les molesta que tú hayas logrado tenerlo, las personas tóxicas desarrollan ese resentimiento.

La envidia es la causa de varios males en las organizaciones y los equipos de trabajo ya que genera chismes, saboteos y enferma las relaciones entre las personas.

En este punto, es importante aclarar que la envidia no es mala, la envidia sana existe y es un factor que nos motiva a dar más de nosotros para lograr objetivos, es una forma de fomentar competencia sana, pero en niveles más altos se vuelve perjudicial para todos.

Se hacen las víctimas: Siempre son maltratados por alguien, ellos jamás tuvieron la culpa y dicen que todos están en su contra.

Este es un comportamiento típico de las personas tóxicas, que genera discordias entre los equipos de trabajo, por supuesto, jugar al papel de víctimas y victimarios es una fuente infinita de conflictos negativos que de seguro dañarán el desempeño y la productividad de las personas y de la organización en general.

Son controladores: Por último, pero no menos importante, están aquellos que siempre quieren controlar y manipular lo que hacen las demás personas.

Los controladores manipulan a los demás para que dejen de actuar para cumplir sus objetivos propios y se enfoquen en ellos. Es decir tratan de desconcentrar a los demás porque son ellos quienes necesitan atención y les importa poco respetar el tiempo de los otros.

Recuerda que no es sano juzgar como ”tóxica” a cualquier persona que en alguna ocasión muestre alguna de estas actitudes (si no lo hace seguido) puesto que las personalidades son muy distintas e incluso una situación coyuntural puede llevarlos a actuar de una manera determinada.

A pesar de que no podemos asumir que cualquier persona con la que tengamos diferencias es tóxica, sí es imprescindible que tengamos en cuenta estos tips y tengamos cuidado con las personas que efectivamente son tóxicas porque nos restan energía y crean discordias dentro de los equipos y grupos de trabajo.

De ahora en adelante, te recomendamos seas más precavido y observe un poco las actitudes de las personas que forman parte de tu círculo, con quienes haces negocios, imagina que te asocies con una persona que quiere controlar todo lo que haces y cuando las cosas no vayan tan bien, entonces te culpe de todo porque ”él(a) es perfecto”.

Para más información sobre las personas tóxicas y cómo tratarlas, te recomendamos visitar el blog Cápsulas de Vida Feliz, tienen información que te será muy importante para crecer personal y profesionalmente.

VISITALOS: Cápsulas de Vida Feliz

Escrito por: Jorge Estaba 

Referencias: