Cuando decidimos hacer una inversión, lo mejor que podemos hacer es conseguir toda la información posible sobre el mercado en el que vamos a invertir, con eso podemos decidir en dónde colocar nuestro dinero y en dónde no.

Para determinar con mayor confiabilidad en dónde colocar el dinero, es necesario que conozcamos sobre los famosos Análisis Financieros. Con un buen análisis financiero, podemos aumentar las probabilidades de éxito de una inversión y disminuir los riesgos de perder nuestro dinero.

Desde el momento en que decidimos invertir un capital en cualquier proyecto de donde queramos generar dividendos, asumimos un riesgo, es importante entender que nunca hay inversiones sin algún riesgo debido a la cantidad de variables y cosas que pueden suceder en un período de tiempo que nos desfavorezcan.

Sin embargo, existen herramientas que podemos utilizar para decidir en dónde colocar nuestro dinero. Una de las más importantes es esta que compartiremos a continuación:

¿Qué es un análisis financiero?

Un análisis financiero es un estudio que se realiza con información contable sobre la empresa, sobre el mercado o sobre cualquier proyecto en donde nos llame la atención invertir dinero.

Los análisis financieros son aquellos que traducen una cantidad de cifras y números, que por sí solos no nos dicen nada a la vida real. Estos se interpretan por medio de razones  e indicadores económicos y financieros.

Mediante este estudio, se puede presentar un panorama acerca de la realidad financiera en donde se encuentra el mercado que nos llama la atención. Por ejemplo, si queremos invertir en una empresa de ropa deportiva, es importante que entendamos cómo producen, qué producen y con cuáles recursos, por colocar un ejemplo simple.

Si vamos a invertir en la marca X de ropa, lo primero que debemos investigar es cómo está financieramente esa empresa si está ganando o perdiendo dinero, cómo son sus ganancias y como se comporta el negocio en sus aspectos generales y específicos.

Los análisis financieros van un poco más allá, con este estudio se traducen los números y toda la información contable a toma de decisiones, diagnósticos sobre algún problema financiero y pronósticos sobre cómo se puede comportar la empresa a futuro.

Recordemos que una cantidad de números y tablas no tienen sentido si no se interpretan, allí es donde el análisis financiero toma protagonismo, por eso realizar este estudio es imperante dentro de las empresas y mercados para saber realmente en qué estado se encuentran. Los inversionistas tienen mucho cuidado con los análisis financieros.

El comportamiento de la empresa  y las causa de sus resultados (sean positivos o negativos) pueden explicarse fácilmente mediante el empleo de un análisis financiero, es decir, que a partir de allí se pueden generar soluciones a determinados problemas o propuestas de mejora para seguir creciendo según sea el caso.

Muchos problemas de una empresa se pueden anticipar mediante el uso de los análisis financieros porque se refleja cualquier síntoma que esté sufriendo la empresa y se puede abordar rápidamente para obtener los resultados esperados.

¿Cuál es la estructura de un Análisis Financiero? 

Como todo, estos análisis tienen una estructura para guiarse. Se organizan básicamente así:

Cuentas: Las cuentas de una empresa son los elementos básicos para realizar un análisis financiero, sin embargo, para hacerlo no es necesario que se tomen en cuenta absolutamente todos los números de la empresa.

Es más pertinente hacer relaciones y simplificar números, de tal forma que con una menor cantidad de cifras representativas se pueda obtener la información que queremos sobre la empresa. En esta parte buscamos que los números tengan mayor significado.

Análisis Patrimonial: El análisis patrimonial es otra parte importante en la estructura de una análisis financiero porque con esto se estudian los bienes propios de la empresa, es decir, el patrimonio.

En esta parte se estudian tanto las estructuras económicas como financieras de la empresa y se determina el peso que tiene cada componente de la empresa con respecto a los activos totales (elementos que generan dinero). Este proceso se repite de igual forma con los pasivos de la empresa (no generan dinero).

La evolución del patrimonio con el pasar del tiempo se puede evidenciar claramente en esta parte del análisis financiero.

Análisis de Pasivos: Los pasivos son números que hay que tomar en cuenta, porque son aquellos que ”sacan dinero” de la empresa, tales como gastos, impuestos, entre otros.

Como los pasivos son aquellos que sacan el dinero de la empresa, entonces su análisis hará referencia a la capacidad que tiene la empresa de cancelar sus deudas y asumir gastos en corto, mediano y largo plazo.

Los Análisis Financieros son una de las herramientas más importantes y significativas para la toma de decisiones, ya que ubica a los responsables de decidir en los contextos, la situación real de la empresa o situación del mercado.

Las decisiones tomadas por medio de un análisis financiero pueden ser los ajustes salariales, si es confiable invertir o no en ese negocio, decisiones de expansión empresarial, si el negocio está ganando o perdiendo dinero y si está en bancarrota.

El lenguaje del negocio es totalmente medible por medio de los Análisis Financieros, por eso hay que darles mucha importancia y cuidado al momento de registrar información.

Para estudios más profundos, es recomendable acudir a un especialista en la materia, puede ser contratado como empleado, se pueden encontrar en los bancos o especialistas independientes que brinden su servicios de forma outsourcing.

Si no estás seguro en materia de finanzas, desde el equipo de Industriolgía te recomendamos acudir a un especialista por la importancia y delicadeza de la disciplina en las empresas.

Esperamos haberte ayudado, no dudes dejarnos tu opinión en los comentarios y suscribirte para que podamos enviarte información personalizada directamente a tu correo electrónico.

 

Escrito por: Jorge Estaba.