En el mundo laboral y en los equipos en general siempre ha sido tema de discusión las diferencias entre jefes y líderes, quién es mejor que otro, si uno manda más y el otro apoya o qué es más conveniente para los trabajos en equipo y las organizaciones.

En esta ocasión queremos comparar a los líderes con los jefes y aclarar varios puntos interesantes, pero primero, necesitamos definir qué es un líder y qué es un jefe para poder compararlos.

  • Jefe: Un jefe es aquella persona que tiene la autoridad adscrita para dirigir un grupo o equipo de trabajo, tiene la responsabilidad de dar instrucciones y hacer seguimiento sobre los resultados obtenidos por sus subordinados.
  • Líder: Un líder es una persona que gana y ejerce influencia o autoridad sobre un equipo de trabajo, guiando a las personas para alcanzar los objetivos planteados sin necesidad de que estén bajo su cargo o sus órdenes.

Ya con unas definiciones básicas de lo que es un líder y un jefe, entonces podemos compararlos:

6 diferencias entre un líder y un jefe:

  1. Los jefes tienen una visión de mando sobre las demás personas, es decir, él dará las órdenes según lo que le parezca más adecuado para el grupo o equipo de trabajo y supervisará que los subordinados lleven a cabo las órdenes dictadas y obtengan los resultados que se ha planteado él mismo o un superior.

En cambio, los líderes son individuos que forman parte del propio equipo de trabajo y tienen la capacidad para guiar y ejercer influencia sobre el grupo de personas con quien comparte los objetivos y resultados, esto quiere decir que los líderes no necesariamente gozan de poder sobre las demás personas ni tienen un rango superior.

Los líderes, trabajan en conjunto con su equipo, guiándolos para obtener los mejores resultados y aprovechar las capacidades de cada uno de sus integrantes.

2. Los líderes desarrollan altos grados de interacción y relaciones con los integrantes de su equipo, les importa el estado de ánimo, las opiniones y las necesidades de las demás personas. Además tiene mucho cuidado con las inquietudes y propuestas que pueda ofrecer cada uno de los individuos que lo siguen.

En cambio, los jefes, tienden a maniobrar estratégicamente con las personas a su cargo, así que dividirá el trabajo y asignará actividades según le parezca más conveniente para alcanzar los objetivos propuestos. Algunas veces tienden a descuidar las necesidades de los trabajadores y poner poca atención a las capacidades que las personas pueden desarrollar.

3. La forma de comunicación entre los actores también varía, pues, un jefe acostumbra a dar instrucciones al equipo de trabajo a su cargo y muchas veces, les indica cómo realizarán las actividades respectivas. Prácticamente se puede decir que hacen sus solicitudes como órdenes que hay que cumplir por obligación.

Los líderes actúan de forma diferente, pues, ellos prefieren construir líneas de acción según las propuestas de los integrantes del equipo, así todos tienen representación en la toma de decisiones de forma relativamente equitativa. Los planes de un líder suelen ser más flexibles y cuentan con la participación de todo o casi todo el equipo.

A diferencia del anterior, las líneas de acción de un jefe pueden estar predeterminadas por agentes de mayor autoridad dentro de las organizaciones o pueden estar orientadas según las necesidades y conveniencias para el jefe.

4. Ambos personajes tienen una perspectiva diferente acerca de los errores. En el caso de los jefes, estos buscan culpables de las fallas para corregirlos, capacitarlos, reprenderlos o castigarlos.

A diferencia de los jefes, los líderes se enfocan primero en diagnosticar cuál es el problema y cómo pueden corregirlo, proponiendo opciones que sean las más favorables para el equipo o reuniéndose directamente con la persona que causó la falla para determinar cómo pueden solucionarlo. Determinan dónde está la falla y buscan la mejora respectiva.

5. Los líderes buscan orientar a su equipo de trabajo por medio de la inspiración, es decir, que las personas vean en él un ejemplo que quieran seguir para realizar las actividades de la mejor manera posible y orientarse hacia resultados positivos.

El líder trabaja dentro de los equipos, el equipo no trabaja para el líder.

Los jefes tienen la perspectiva de que están al mando y deben ser reconocidos por el equipo de trabajo porque ellos tienen autoridad sobre los demás, siempre es puntual, pero nunca sale a darle la bienvenida a sus subordinados. Está por encima del equipo pero no trabaja dentro del equipo.

6. Los jefes acostumbran a  distribuir las tareas al equipo de trabajo y supervisar los resultados. Las tareas son repartidas a los integrantes como obligaciones que hay que cumplir sin cometer errores y obtener los resultados esperados por los superiores.

Los líderes trabajan al mismo tiempo con el grupo de trabajo y se encargan de que las personas se motiven de diferentes maneras para realizar de la mejor forma sus actividades y orientarse a los mejores resultados posibles.

Si nos detenemos solamente a comparar a los jefes y a los líderes, pareciera que los primeros están en una posición desfavorable porque mandan, penalizan y gozan de poder sobre sus subordinados y los segundos están más preocupados por alcanzar los objetivos planteados y compartir el éxito con su equipo.

Queremos aclarar que ser jefe o líder no se trata de lo que es correcto o incorrecto, ambos personajes tienen un papel sumamente importante dentro de las organizaciones y no es adecuado decir que ”uno es mejor que el otro”.

En la vida real, no todo es como quisiéramos, a veces las exigencias del contexto, la presión de las situaciones y la preocupación por la calidad de los resultados exigen que aparezcan jefes que controlen las situaciones y encaminen el las actividades que hay que hacer para cumplir los objetivos de la empresa y las órdenes superiores.

El tipo de organización, el contexto y diferentes situaciones también puede influir mucho en la formación de jefes o líderes dependiendo de las áreas que se manejen. En muchos casos, no se requiere que una persona dé órdenes y realice lo que mejor le parezca.

Todas las personas tienen cualidades y capacidades diferentes y es algo que los líderes se encargan de canalizar de la mejor manera porque en el mundo nadie se las sabe todas, entonces surge la necesidad de crear equipos de trabajo en el que sus integrantes cooperen entre sí y aprovechen al máximo las capacidades que tiene cada uno.

La persona encargada de canalizar todas esas capacidades será un líder, que puede surgir en cualquier momento y puede cambiar de protagonista según lo que requiera la situación. A veces es necesario liderar, a veces es necesario ser solo colaborador.

Los líderes surgen naturalmente según las actitudes y aptitudes que requiera una situación coyuntural para resolverse y coordinar con un equipo de trabajo para alcanzar los objetivos planteados. Sin embargo, los jefes están allí, han sido colocados en un puesto de trabajo con unas responsabilidades y objetivos que deben cumplir totalmente para su mejor desempeño.

En conclusión, los líderes no son mejores que los jefes ni a la inversa. Cada personaje es necesario para enfrentar las diferentes situaciones que se pueden presentar en la vida laboral y cumplir los objetivos que son la razón de ser de las organizaciones.

Si quieres aprender sobre las diferencias entre grupos y equipos de trabajo haz click aquí. 

Como siempre, esperamos que puedas aprovechar nuestra información al máximo y recuerda que puedes dejar un comentario con tu opinión justo abajo.

Además puedes seguirnos para que recibas información de interés directamente a tu correo electrónico.

Escrito por: Jorge Estaba.