Bienvenidos a otros post de nuestro blog.

Hoy tocaremos un tema muy importante en las organizaciones, sobretodo en el ambiente gerencial y de liderazgo, nos referimos a los grupos y los equipos de trabajo, se parecen, pero no son iguales y pueden determinar por mucho los resultados obtenidos… Aquí vamos:

Las diferencias entre los equipos y los grupos están en su propia definición, así que lo primero será dar una definición de cada uno:

¿Qué son los equipos? 

Los equipos son un conjunto de personas que trabajan de forma activa e interdependiente para lograr objetivos comunes, se caracterizan principalmente porque tienen metas compartidas y hacen colaboraciones en conjunto, cada uno aportando sus capacidades y destrezas para buscar soluciones a un problema. Por ejemplo, un equipo de médicos en una operación quirúrgica, cada uno tiene una función específica en el proceso, pero necesitan trabajar conjuntamente para alcanzar el objetivo común que es el éxito de la intervención.

En un equipo las personas no trabajan de forma autónoma, cada una tiene diferentes capacidades que utilizará para hacer aportes sustanciosos que beneficien el desarrollo del conjunto, además las responsabilidades se comparten equitativamente y los resultados serán evaluados con respecto a una sola unidad, indistintamente de quienes la conformen.

El liderazgo en los grupos suele ser horizontal, ya que todos toman iniciativas y hacen propuestas para resolver problemas, llevando temas a debate y sacando conclusiones que tienen aportes de cada integrante.

¿Qué son los grupos? 

Los grupos son un conjunto de personas que trabajan en el mismo espacio, pero no son interdependientes, es decir, cada uno tiene objetivos particulares y buscará cumplirlos de diferentes maneras, simplemente se trata de unir una cantidad de individuos y permitir que coexistan en el mismo espacio, pero no necesariamente tienen que relacionarse o compartir responsabilidades.

En muchos casos, los grupos de trabajo tienen objetivos en común, los objetivos compartidos suelen ser muy generales como lo pueden ser las políticas de la empresa (visión, misión y valores) o puede que solamente compartan un espacio físico sin mucha interacción en el trabajo.

Las responsabilidades no son compartidas en los grupos de trabajo, suelen ser individuales porque cada integrante trabaja de forma autónoma sin depender del trabajo de otros, también suele ocurrir que los grupos de trabajo sean un conjunto de personas que realizan la misma labor y coexisten en el mismo espacio físico, por ejemplo; las cajeras de un supermercado que trabajan en el mismo espacio físico, tienen la misma jerarquía y realizan las mismas labores, pero nunca dependen entre sí para realizar sus labores.

 

Nota: Una forma de trabajo no es mejor que la otra, todo depende de las necesidades y del contexto en que se encuentren. 

Diferencias fundamentales: 

Las diferencias fundamentales entre los equipos  y los grupos radican en los objetivos compartidos y la interdependencia que tengan sus integrantes.

Es más fácil formar un grupo que un equipo porque en los primeros, solamente se necesita que las personas trabajen en un mismo ambiente o compartan algunos aspectos físicos, políticos o ideológicos mientras cumplen autónomamente sus objetivos.

En cambio, para conformar un equipo se busca cohesión entre los integrantes, que tengan intereses y objetivos similares y que utilicen sus diferentes capacidades para dar solución a una situación determinada.

¿Participas en un equipo o un grupo de trabajo?

 

Esperamos que nuestros artículos te sean de utilidad, no dudes en dejar tu comentario.

Puedes seguir el blog y recibir información actualizada vía correo electrónico.

Redes sociales: @industriologia

Escrito por: Jorge Estaba.